Entropía


2 febrero, 2013, 13:43
Filed under: Sin categoría

Jenaro Villamil

Jenaro Villamil

Firefighters at Pemex HQ in Mexico CityEl 31 de enero será recordado como un día oscuro. Ese jueves terminó la “luna de miel” para el gobierno de dos meses de Enrique Peña Nieto y comenzó el rostro real de los desafíos. La tragedia del edificio B-2 en el complejo de la Torre Ejecutiva de Pemex demostró la extrema vulnerabilidad de la principal empresa del país, de sus trabajadores, de la ciudad de México y del proyecto de reforma energética.

El shock es innegable. Los rostros de Miguel Angel Osorio Chong, titular de Gobernación, del mismo Peña Nieto que se enfrentó a los gritos de los familiares de las víctimas (tan ajenos a cualquier “montaje”) y del director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, así confirman el desastre.

De la confusión de los primeros momentos vamos hacia la “gestión informativa”, tan característica de los gobiernos del PRI. De los 14 primeros muertos es muy probable que…

Ver la entrada original 438 palabras más

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: